Baño de bosque (Shinrin Yoku) en el Parque Periurbano Los Villares

El pasado día 3 de Octubre un pequeño grupo de voluntarios realizamos en el Parque Periurbano Los Villares, la práctica conocida como baño de bosque, o Shinrin Yoku, experiencia que consiste en pasar tiempo en la Naturaleza con el objetivo de conectarse de forma libre e íntima con el mundo natural. Actividad milenaria japonesa que se utiliza hoy en día para reducir el estrés, estimular el sistema inmunitario, equilibrar la presión sanguínea, aumentar la concentración, mientras se realiza un delicioso paseo experimentando a la vez un buen “baño” de belleza, gratitud, serenidad…
“Es un hecho cierto que el sistema de vida que tenemos en los países desarrollados nos aleja cada vez más del contacto con la Naturaleza y que las consecuencias de este alejamiento son negativas y desestructurantes. El exceso de lo artificial, sentirnos inmersos en esa profusión de objetos que son el resultado de la manipulación a todos los niveles, produce en nosotros una sensación de orfandad y de carencia de protección, pues nos falta la cálida impresión de sabernos arropados por nuestra madre, solos y frágiles. Hemos logrado comodidad, se han simplificado nuestras tareas, pero empezamos a notar que estamos pagando un precio alto, hasta el punto de que muchos nos preguntamos si mereció la pena, si no hay una manera de hacer las cosas menos agresiva y dañina. Es un hecho cierto que el sistema de vida que tenemos en los países desarrollados nos aleja cada vez más del contacto con la Naturaleza y que las consecuencias de este alejamiento son negativas y desestructurantes. El exceso de lo artificial, sentirnos inmersos en esa profusión de objetos que son el resultado de la manipulación a todos los niveles, produce en nosotros una sensación de orfandad y de carencia de protección, pues nos falta la cálida impresión de sabernos arropados por nuestra madre, solos y frágiles. Hemos logrado comodidad, se han simplificado nuestras tareas, pero empezamos a notar que estamos pagando un precio alto, hasta el punto de que muchos nos preguntamos si mereció la pena, si no hay una manera de hacer las cosas menos agresiva y dañina”. (Mª Dolores Fdez. Fígares)
(Fotos Ildefonso A. Gonzalez Perez)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*
*